Seguridad Personal y Familiar

Con la evolución de la delincuencia, estar a salvo, implica adoptar una serie de medidas preventivas, patrones de conducta y estilos de vida totalmente diferentes a los que teníamos hace unos años.

Todos los días vemos en las noticias como los robos tanto a personas como a viviendas, son cada vez más planificados. Las bandas organizadas y los ladrones solitarios, están analizando cuidadosamente a sus víctimas y su entorno antes de dar “el gran paso”.

Para el delincuente común; ese que sale cada día a buscar su mal llamado sustento, su misión principal está dividida en tres puntos importantes:

1- Apoderarse del botín.

2- Escapar.

3- Mantener el anonimato o parecer inocente en caso de ser apresado.

La improvisación o la valentía tiene un costo muy alto en temas de seguridad y protección. Es por esto que recomendamos elaborar un plan preventivo que sea capaz de minimizar los riesgos y que ante cualquier sorpresa, “el no saber qué hacer” sea nuestra debilidad más peligrosa.

Como primer paso, es importante que todos los miembros de la familia sepan la realidad del momento en que vivimos y que nadie por más importante que sea, está exento de ser víctima de un acto delictivo.

Como segunda opción, debemos realizar un levantamiento de riesgos, clasificarlos según su importancia y crear las medidas preventivas y disuasivas que nos ayuden en la administración adecuada de cada uno de esos riesgos.

A modo de recomendación, les voy a compartir algunos puntos importantes que debemos de tener en cuenta a la hora de realizar nuestro Plan de Seguridad Personal y Familiar:

1- Elegir un líder dentro de la familia. Será el eslabón principal de la cadena en nuestro plan de seguridad.

2- Conocer el entorno donde vivimos, trabajamos, estudiamos y nos divertimos.

Saber quiénes son nuestros vecinos, compañeros de trabajo, amigos del club, etcétera.

3- Saber y estar conscientes de que los sistemas de vigilancia electrónica o mecánica, por sí solos no nos garantizan un nivel adecuado de seguridad.

4- Estudiar, analizar y comprender los hechos delictivos recogidos diariamente en la prensa para evitar ser otra víctima más del sistema.

5- Depurar e incluir en nuestro Plan de Seguridad Personal y Familiar a nuestros empleados domésticos (ayudantes del hogar, niñeras, jardineros, choferes, pintores, plomeros, etcétera).

Considere utilizar personal solamente recomendado por algún familiar o amigo.

6- Colabore con la junta de vecinos de su barrio, en la adecuación, iluminación y vigilancia de los entornos.

7- No sea riguroso en los horarios y rutas. Evitar la rutina es fundamental.

8- Conozca la ubicación y números telefónicos de los destacamentos policiales más cercanos y la ubicación y teléfonos de los servicios de ambulancias y clínicas cercanas.

Tenga muy pendiente que un Plan de Seguridad Personal y Familiar no debe estar sustentado en la fuerza como método principal para contrarrestar el delito. La implementación y el seguimiento oportuno de todas las medidas adoptadas por usted y su familia serán la clave para mantenerse en un entorno más seguro.

Recuerde siempre que la disciplina es parte fundamental del éxito y que educar es la mejor manera de prevenir!!

Carlos Checo

info@carloscheco.net

Foto vía: Pixabay

Una respuesta to “Seguridad Personal y Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×